Niños jugando a ser Tony Croatto

Niños jugando a ser Tony Croatto

Niños jugando a ser Tony Croatto: El último fin de semana de febrero fue uno muy especial. No había podido sentarme a escribirles por que el ajetreo diario no me había dado la oportunidad, pero aquí les va.

Niños jugando a ser Tony Croatto por Soraida Asad Sánchez

En la escuela de mis hijas anualmente llevan a cabo la actividad del encendido navideño y se hace de un tema en el que los alumnos se educan y resaltan nuestras raíces puertorriqueñas, no es un show clásico. El teatro donde se llevó el cabo el show en los pasados años quedó seriamente dañado por el huracán María, así que después de este fenómeno, el espectáculo de Casa Montessori del Niño se retomó en febrero y en un escenario distinto.

Este año la presentación se tituló: Tony Croatto: “Un jíbaro Terminao”, un homenaje a este hombre nacido en Italia y puertorriqueño de corazón.

La emoción por esta presentación la sintió toda la comunidad escolar desde que se anunció la fecha, así que el 23 de febrero, el teatro de la Universidad Interamericana estaba lleno y la alegría se podía respirar.

De casa salió de una jíbara puertorriqueña, una bailarina de tango y una india taína. La jibarita bailó un ‘medley’ navideño de Tony, la segunda bailó tango al son del ‘Calzoncillo blanco’, y la pequeña fue una india taína, que formó parte de un grupo que representó nuestro origen y además le tocó instar a un grupo de indios taínos a la “ Guazabara”.

Decenas de niñas y niños subieron al escenario “jugando a ser papi” como mencionó Hermes Croatto, hijo del fenecido Tony, en un vídeo proyectado durante la actividad. La viuda del cantante estuvo presente y fue testigo de cómo años después de la partida de Tony, su legado sigue vivo.

¿A dónde voy con esto? A invitarlos a reflexionar en que los niños son un reflejo de lo que aprenden en la casa y en la escuela, y por esta razón, en ambos lugares se les debe inculcar valores, responsabilidades, respeto de manera multidireccional y amor por nuestra cultura, por nuestra historia.

En momentos en que hay tanto mensaje vacío presentaciones como estas son un aliciente. Estas líneas no le hacen justicia a la presentación que se dio allí. Los estudiantes hicieron sus presentaciones con mucho orgullo, los maestros se esmeraron en guiarlos y los padres nos encargamos de que los artistas estuvieran listos para la presentación. Tengo que destacar que hubo abuelas que aceitaron sus maquinas de coser y madres que sacaron sus dotes de costurera para que todos los estudiantes estuvieran con la vestimenta correcta.

Ahora la comunidad escolar espera con ansias el encendido de este año 2019, porque como todos los años, estos montessorianos hacen un espectáculo de calidad, que alegra hasta las carcajadas y emociona hasta las lágrimas.

Mi mejor accesorio

Mi mejor accesorio

Cada noche acostumbro a dejar lista la ropa, zapatos y accesorios que usaré el próximo día. Anoche, no fue la excepción solo que mientras intentaba bañarme sin interrupción, algo que pocas veces sucede, la pequeña de casa se acercó a la puerta y me hizo una pregunta de esas que piensas que salen de la nada. “Mamáááááá la pulsera que yo te hice que dice mamá ¿puede usarse en televisión?” Le dije que sí y seguí bañándome. Ella sabe que para trabajar escojo los accesorios con cuidado para que no sean muy llamativos o que hagan ruido. Así que su pregunta era valida.

Cuando salí del baño, encontré junto a los accesorios que había seleccionado para usar hoy, aquella pulsera multicolores que decía ‘mamá’. Una pulsera de material elástico y hecha a mi medida. ¡Hermosa!

El mensaje estaba claro, ella quería que yo la usara para ir a trabajar. Me conmovió su gesto, me llegó al corazón y me dio mucho sentimiento. A veces en el ajetreo diario olvidamos la edad que tienen, los vemos activos, independientes y pensamos que ya están grandes. Pero no, ella solo tiene 7 años y es una niña cariñosa, brillante y alegre.

¡Por supuesto que hoy usé la pulsera!. Aproveché y le pedí a una compañera que me tomara una foto por si acaso la nena no había alcanzado a verme al aire antes de irse con sus hermanas a la escuela. Para mi sorpresa, cuando llamé a mi esposo para desearles a los cuatro un excelente día, me dijo que me había visto con la pulsera. La emoción en su voz fue divina, me hizo el día.

Con este relato pretendo poner en contexto que para los hijos, esos regalitos que nos hacen, esos detallitos, ya sea una flor pequeña de las que se marchita el mismo día, tiene un valor inmenso porque te las entregan como una demostración de amor y necesitan saber que para ti esos detalles tienen importancia. No importa el ajoro que tengas, cuando te entregan algo detente y agradéceles. Ellos están muy pendientes de lo que haces con lo que te obsequian.

¿Por qué tener hijos? ¿Por qué no?

¿Por qué tener hijos? ¿Por qué no?

Aquí no va a encontrar la respuesta a si usted debe tener hijos o no, sino un resumen de las razones por las que nadie tiene derecho a cuestionarle a otro ser humano sus decisiones en cuanto a si se reproduce o no.

Soy madre de tres y en decenas de ocasiones me he topado con gente atrevida que aún sin conocerme, cuestiona –a veces con incredulidad y otras con burla- por qué tengo tres hijas. La respuesta siempre es según el comentario, pero es síntesis es simple: porque así lo decidí y a usted no le incumbe. ¿Puedo sonar antipática? Sí. Pero a eso se atiene quien se entromete en la vida del otro.

De la misma manera que está demás hacer comentarios respecto al peso de otra persona, sobre sus cambios de imagen, de pareja, de trabajo, de vivienda, así de innecesario es cuestionar la existencia de los hijos de otra persona.

Yo no soy quién para indagar en porque una pareja decide no tener hijos, o porque unos adoptan pudiendo tener hijos biológicos o porque alguien decide concebir hijos con cada pareja con la que tienen una relación. Nada de eso es mi problema, y mucho menos motivo para emitir juicios.

No he conocido ninguna madre que disfrute cuestionamientos como: ¿estabas buscando el nene¿, ¿estabas buscando la nena?, ¿cerraste fábrica? -como si una fuera una máquina-, ¿ustedes no tienen televisión? (ese es el comentario más retro y tonto de todos) Y así, una gran cantidad de comentarios pesados, cargados y que no abonan en nada a una conversación.

Por mi está bien que una mujer no quiera tener hijos, está en su derecho y no veo nada malo en ello, pero no me parece bien que a las que decidimos parir, se nos cuestione y mucho menos nos reclamen la cantidad. A fin de cuentas, las parí yo, las crio y mantengo junto a mi esposo, y los chichos que me dejaron mis tres embarazos, los trabajo yo.

A las que no tienen hijos, disfruten de su tranquilidad, eso es divino. Y a las que tienen uno, dos, tres, cuatro, y muchos más, disfrutemos de esos seres que aunque a veces nos viran el mundo, son parte de nosotros. Y no tengan miedo de expresar cuando estén cansadas, agotadas y con ganas de tirar la toalla, somos humanas y cuando nos sentimos así es porque la tarea de criar es ardua.

En resumen, viva y deje vivir porque nadie tiene derecho a cuestionar la existencia de otro ser humano, máxime si usted no tienen nada que ver con la vida de esa criatura.

No te sabotees mamá

No te sabotees mamá

¿Cuantas veces has sentido que estás fallando como madre? Suele suceder, es normal y no está mal, ya que lo queremos es ser lo mejor posible para nuestros hijos y siempre estamos buscando cómo mejorar.

Sin embargo, tenemos que tener cuidado que de manera inconsciente estemos intentando cumplir con el ideal a nivel general de lo que es ser una buena madre. Un concepto inalcanzable, fantasioso.

Se trata de una madre que educa y disciplina a sus hijos sin perder la paciencia, nunca se le escape un grito, jamás se siente cansada, siempre alimenta a sus hijos con comida preparada en casa y además les sirve un delicioso postre, puede estar en todas las actividades de sus crías, su vivienda siempre está en orden y además siempre está arregladita, como dicen por ahí: exacta.

Estoy clara en que yo jamás seré esa madre, para mi no existen. Es un ideal de revista, de fantasía y cuando aspiras a eso, puedes llegar a sentirte agotada, estresada y llena de dudas, porque estás tratando de lograr un imposible.

Toda madre tiene circunstancias diferentes, unas trabajan en la casa otras a fuera, unas crían solas y otras en pareja, unas tienen hijos con condiciones especiales y otras no, en fin, cada madre es un mundo y como no

Lo que una madre ve

Lo que una madre ve

Lo que una madre ve, no lo ve nadie


Desde la mirada de una madre todo es diferente, hay más amor, comprensión, sensibilidad y la capacidad de ver los posibles panoramas del futuro cercano. Cuando una mujer se convierte en madre, nace una sensibilidad muy especial y su mirada se transforma desde el primer contacto visual con ese ser a quien tiene el privilegio de llamar hijo. Es como si en esa transformación, ocurriera algo mágico, que provocara que  pudiera ver el interior de su retoño como una radiografía. 

Una madre, al ver a sus vástagos a los ojos, sabe lo que su corazón siente y lo que su mente carga. Por esto, aún cuando somos adultos, mamá sabe de la primera si estamos bien o no. A veces vienen a mi mente, momentos de la infancia en los que por alguna razón, no me sentía bien, y de repente mami me preguntaba: “todo bien”. Pero ese “todo bien” sonaba distinto cuando en mí había algo que me preocupaba. Y en efecto, ella seguía buscando la forma hasta dar con lo que pasaba. ¡Es que las madres son otra cosa!

Bendita sean las madres por su capacidad de leer y comprender nuestro corazón y por el poder que tienen de aliviar el dolor con un beso, un abrazo, una caricia, o un ´todo va a estar bien´. Tener una madre es una bendición, es contar con la aliada más poderosa para tus batallas más fuertes. 

La naturaleza nos brinda una capacidad única de conexión con nuestros hijos y a veces en la locura y ajetreo que trae el proceso de crianza, nos desenfocamos de lo básico. Mantener una unión saludable y fortalecer a diario el vínculo madre-hijo, permitirá que, al igual que tu sientes con tu mamá, pueda ver en ti la mejor aliada para enfrentarse a la vida.